Normas del Código Civil sobreprotegen a los inquilinos

Publicado elmar 29, 2014 in Blog
Normas del Código Civil sobre protegen a los inquilinos:   Entrevista. La necesidad de apostar por una nueva legislación sobre arrendamiento, así como promover la práctica del arbitraje popular para aquellos arriendos de menor cuantía, propone el experto y miembro del Estudio Muñíz, Carlos Soto, para evitar los abusos que cometen muchos inquilinos en el país. En los últimos meses es casi común escuchar sobre malos inquilinos que no solo incumplen el pago de arriendos, sino que también hasta exigen dinero para dejar los inmuebles. ¿Por qué los propietarios resultan tan vulnerables ante estas arbitrariedades? –El problema parte de las normas del Código Civil (CC) que en materia contractual fueron pensadas para una relación entre una parte débil y otra más fuerte. Por ejemplo, en una compraventa se cree que el comprador es la parte débil y el vendedor el poderoso. Igual en el arrendamiento con el inquilino y el arrendador, lo cual me parece una presunción equivocada. Entonces, ¿qué ocurrió? Pues que a partir de dicha presunción todo el CC protege a la supuesta parte débil del contrato, en este caso, el inquilino. Por tanto, ¿surge el problema del arrendamiento y la sobreprotección al inquilino? –En efecto, estas normas parten de la premisa de que hay alguien que tiene preferencia respecto al otro. Esto ha llevado a que tengamos un mundo al revés, porque muchas veces quien abusa de la posición privilegiada que le otorga el legislador es el inquilino. Situación que sin duda dificulta el arrendamiento, afectando la rentabilidad del mercado inmobiliario y del arrendamiento, en particular. Al extremo que ahora se dice que los bancos ya no desean financiar edificaciones destinadas al arrendamiento. ¿Cuáles son los principales problemas que surgen de estos hechos? –Primero, los inquilinos ya ni siquiera pagan atrasada la renta, sino que simplemente no lo hacen; luego, muchos bienes son subarrendados total o parcialmente sin autorización del propietario; y, tercero, la no devolución del bien al término del contrato. Es una locura, el inquilino sabe que la ley lo protege y que al propietario le será casi imposible desalojarlo en el corto tiempo, y muchas veces siguen viviendo por años. Diría que el inquilino se ha convertido en el tirano de la relación, hasta el punto que el propietario debe pagarle para que se vaya. vía Normas del Código Civil sobreprotegen a los inquilinos.